Prevención de la Violencia contra la Mujer – Propuestas

La violencia contra la mujer es un problema político y representa  la principal forma de violación de DDHH en el mundo; por lo tanto el 50% de los habitantes del planeta que son  sensibles a padecerla. La violencia contra la mujer está presente en todos los países del mundo independientemente del sistema político, económico o religión que estos tengan, porque todos estos sistemas están construidos desde la visión masculina patriarcal que es sexista, androcentrista, misógina y machista; sociedades donde predomina en el colectivo social la idea de que las mujeres y lo femenino son inferiores, no consideradas como iguales en dignidad y derechos, que están sometidas y subordinadas al hombre por razones “naturales” o religiosas, de allí las desigualdades, discriminación y exclusión por motivos de género, es decir, por simplemente haber nacido mujeres.

Las causas de la violencia contra las mujeres se encuentran en la discriminación por género. La diferencia biológica convertida en desigualdad cultural en contra de las mujeres es reproducida, reforzada y perpetuada por las normas sociales, las tradiciones y la costumbre, así como de los estereotipos de género. Estos son construidos a partir del doble parámetro de valoración sexista que ha definido históricamente lugares en la sociedad y roles determinados para mujeres y hombres, que solo en los últimos 100 años se han modificado producto de las luchas de los grupos organizados de mujeres feministas, que en procura del reconocimiento y respeto de los derechos de las mujeres han confrontado el estatus quo renuente a cambios, logrando tras muchos enfrentamientos y años de espera el reconocimiento de sus demandas como el derecho al sufragio, a la autonomía femenina, al control sobre su cuerpo y fertilidad, a la educación y al trabajo, a compartir la patria potestad de sus hijos entre otras conquistas obtenidas a lo largo del siglo XX.

La prevención de la violencia machista debe comenzar en las primeras etapas de la vida, mediante la educación de niños y niñas promoviendo relaciones de respeto e igualdad de género, para deconstruir patrones culturales machistas. Las políticas públicas en esta materia deben contemplar esta etapa de la vida porque es crucial en la formación de valores y normas relativas a la igualdad de género. La prevención de la violencia contra la mujer debe fundamentarse sobre la promoción de la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y su disfrute de los DDHH, implica desarrollar acciones para que tanto el hogar como los espacios públicos sean lugares seguros para mujeres y niñas, procurar la autonomía económica, aumentar la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad para acabar con el “techo de cristal” y el “piso pegostoso” que limitan significativamente el desarrollo de las mujeres.

Incluir en este trabajo a hombres y niños permite acelerar el proceso de cambio cultural pues les facilita cuestionar sus privilegios de género masculinos, las desigualdades y normas sociales que refuerzan y perpetúan el control y el poder de los hombres sobre las mujeres, así como el uso de la violencia machista para someter, controlar y aplacar la disidencia de las mujeres, es decir, el uso de la violencia como válvula de seguridad y “equilibrio” del sistema patriarcal.

Propuestas:

 

  1. Desarrollar campañas informativas de prevención de la violencia contra la mujer, a través de los medios de comunicación radio, prensa, televisión y las TIC, a fin de lograr una cobertura nacional de mensajes institucionales que promuevan la igualdad de género, los DDHH de la mujer y los delitos tipificados en la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LOSDMVLV) como violencia contra la mujer, así como el procedimiento para denunciar casos de violencia de género.
  2. Desarrollar programas de orientación y atención a la población femenina a través de servicios de asesoría sobre DDHH de las mujeres y divulgación de la LOSDMVLV, que contribuyan a reducir el desconocimiento que la sociedad en general y las mujeres en particular, tienen sobre los DDHH de las mujeres y los derechos consagrados en la ley específica.
  3. Promover la crianza con perspectiva de igualdad de género, con el propósito de incidir en la educación de los niños y niñas durante sus primeros diez (10) años de vida. Creación de Escuelas para padres y madres con perspectiva de igualdad de género.

Coordinadora y Relatora: Aimee Torres Flores (SUEPGEC)

Integrantes de la mesa de trabajo:

 Aimée Torres (SUEPGEC)

Carmen Olaizada (SUEPGEC)

Marianny Angulo (Aliadas en Cadena)

Marian Páez (Especialista)

Génesis Hernández (Especialista)