Salud y Nutrición

La Crisis humanitaria en el país restringe el ingreso de alimentos y medicamentos, por lo tanto, las reservas de medicamentos, alimentos y suplementos nutricionales no son suficientes para cubrir la demanda regional y nacional para la atención de las mujeres, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

En el Estado Mérida la situación de las Mujeres no escapa a la crisis de salud, nutrición y salubridad.  En la mayoría de los casos las áreas urbanas y extraurbanas ya se encuentran en condiciones de dificultad  en cuanto a la atención en salud, el acceso a medicamentos  y la nutrición, lo que conlleva  a un alto riesgo de contraer enfermedades de tipo infecciosas, enfermedades nuevas y resurgimiento de enfermedades epidémicas y/o endémicas, que ya habían sido erradicadas del territorio de Venezuela.

La mujer de hoy, está asumiendo el rol de ser madre y padre de familia, dada la descomposición del núcleo familiar, por lo cual se ve obligada a asumir ambas responsabilidades convirtiéndose en un baluarte en el entorno familiar. Esta diversidad de roles en el  contexto actual a nivel social, laboral, económico, político, estructural, físico, familiar y en el área de la salud; le ha afectado tanto en el plano físico, el emocional y espiritual que se traduce en depresión, estrés,  trastornos psicológicos,  inseguridad alimentaria y mayores cargas laborales.

  1. La atención médica en muchas instituciones de salud es de mala calidad, en las cuales no se respetan los derechos del paciente, por existir una alta demanda de pacientes con un número escaso de personal de salud, que en reiterados casos no cuentan con el nivel académico adecuado.
  2. En cuanto a las enfermedades infecciosas, las enfermedades crónico- degenerativas, enfermedades  terminales y las enfermedades de tipo oncológico en sus diversas fases, no se cuentan con suficiente número de médicos especialistas en las instituciones públicas, porque están emigrando del país por la crisis actual. Los pacientes acuden a consultas privadas lo que representa alto costo en los servicios. Para el cumplimiento del  tratamiento de estas enfermedades no se cuenta con los medicamentos ya que no existen en las farmacias y tampoco se cuenta con  los recursos económicos suficientes para cubrirlos. Existe la opción de la importación privada de los medicamentos, que se logra a través de las remesas de los familiares que viven en el exterior o por envíos especiales. Aunque el estado tiene la opción del supuesto aporte de medicamentos por medio de un carnet, que no ha sido la respuesta más satisfactorio para resolver la gravísima problemática social que atravesamos actualmente en
  3. El Instituto Venezolano del Seguro Social de Mérida, así como el Instituto Autónomo Hospital Universitario de la Universidad de los Andes contaban con un programa de entrega de medicamentos, pero en la actualidad ya no funciona.
  4. Los exámenes de Laboratorio y otros exámenes paraclínicos – ultrasonidos, radiografías, tomografías, resonancias, no son de fácil acceso en las instituciones públicas dado por la falla de reactivos o por los altos costos que representan al realizarlos en los centros de salud privados. Los que se traduce en fallas en la atención primaria, o bien fallas diagnósticas y de cumplimiento de tratamiento.
  5. En el área de nutrición, los pacientes se encuentran con bajo peso o en estado de desnutrición ya que no reciben una dieta balanceada y los costos de los alimentos en base a los recursos económicos que ingresan en la familia son insuficientes. Existe una gran escasez de alimentos en toda Venezuela, que afecta a las instituciones de salud.  a corto, mediano y largo plazo. Esto  abarca de manera individual a todos los individuos de todas las edades y que se refleja a diario en las consultas traduciéndose en cifras estadísticas alarmantes de bajo peso y  desnutrición así como la complicación en los pacientes cuyas enfermedades ameritan dietas estrictas. Todo esto representa un alto costo a corto y largo plazo, no solo en el aspecto físico sino en el psicológico y mental tanto  en las generaciones de hoy como las del futuro.
  6. Las instituciones universitarias en el área de salud, en cuanto a la preparación de sus alumnos como futuros profesionales, no cuenta con reactivos para realizar prácticas de laboratorio, estas son solo demostrativas,  con imágenes. Esto se traduce en una mala preparación para estos estudiantes universitarios.
  7. Las instituciones de salud tanto pública y privada, no cuentan con insumos médicos, ni de limpieza, lo que agrava aún más el cuadro en el área de salud.

En resumen, la difícil  realidad actual de Venezuela es, que si se logra tener acceso a la alimentación, no se puede tener acceso a los medicamentos.

Propuestas:

  1. Promover un estilo de vida sano, en todas las organizaciones sociales, de salud y educativas que incluyan los niveles de inicio escolar hasta el universitario, para hacer prevención en salud.
  2. El acceso a la atención médica debe ser libre, oportuna y de calidad.
  3. A través de todas las organizaciones sociales integradas, lograr solventar problemas de alimentación, económicos, de inclusión, por medio de talleres de formación.
  4. El estado deberá asumir y atender las necesidades de los habitantes, ya que es un derecho de todos los venezolanos.
  5. Las organizaciones contribuirían en realizar campañas educativas continuas,  a través de las redes sociales y medios de comunicación.

Con estas propuestas se busca beneficiar a corto, mediano y largo plazo, toda la población en general, desde niños hasta los adultos mayores.

Integrantes de la mesa de trabajo:

Analuisa González (Senos Mérida)

Bianca Carangano (Faculta. De Farmacia y Bioanálisis . Movimiento 13)

Clara Torres R. (Derechos Humanos)

Deccy González (Fundación Loto Azul y Loto Mujer)

Eleyda Avendaño Peña (Centro de atención médica integral ULA – CAMIULA)

Marcial Márquez Fernández (RADAR)

María Elizabeth Zurbarán Arias (Cáritas de Mérida)